← Ir al debate

El periódico del futuro

  

El periódico del futuro

Este debate nació a partir de la sugerencia de Yoani Sánchez, filóloga y bloguera cubana con más de 17 millones de seguidores en su blog, que con ocasión del no muy lejano lanzamiento de su periódico digital nos planteó la idea de abrir un debate sobre como serían los periódicos en el futuro. Con tal motivo escribió lo siguiente:

"En estos tiempos de profunda crisis, que pone en peligro la supervivencia de los grandes medios de prensa, muchos se preguntan ¿cómo hacer un buen periódico? El interrogante no sólo incluye el contenido, sino también la duda sobre el formato —digital o papel— y cómo lograr que resulte rentable. No hay fórmulas claras. Pequeños sitios web se erigen en poco tiempo como referencia informativa, mientras algunos colosos de la noticia caen en los números rojos y la pérdida de lectores. Nadie sabe a ciencia cierta por dónde irá la prensa del futuro. Acostumbrados al salto tecnológico y a quemar etapas, los cubanos muy probablemente pasaremos de una prensa oficial, monopolio de un único partido, a una multitud de medios que pujarán por ganar protagonismo. Cuando se autorice por fin la existencia de periódicos no gubernamentales, numerosas publicaciones, hoy clandestinas, podrán leerse abiertamente y comprarse en el kiosco de la esquina. Aunque para ese momento falta todavía, vale la pena irse preparando. Me atrevo a resaltar al menos una característica que considero imprescindible: la interacción con los lectores. La relación estrecha entre el redactor de la información y su receptor es vital para que un periódico se acerque a las exigencias de la modernidad y de la imparcialidad. Justamente en estos días, cuando estamos haciendo en La Habana los preparativos finales para lanzar un nuevo medio digital, necesitamos saber cómo nuestros lectores potenciales se imaginan el periódico del futuro. Por esto, desde Cuba les invito a participar a este debate apasionante. Y les dejo algunas preguntas: ¿Cómo hacer un buen periódico? ¿Qué temas sugieren que tratemos? ¿Qué secciones valdría la pena incorporar al sitio? ¿Cómo involucrar a lectores en la elaboración del contenido? ¿Con qué firmas imprescindibles deberíamos contar? ¿Algún modelo o ejemplo a seguir? Y el gran interrogante: ¿Se puede hacer un periodismo de calidad bajo un régimen autoritario como el que padecemos en Cuba?"

Y con este motivo, hemos pedido a nuestros expertos en el tema que en un texto no muy largo nos condensen lo que para ellos será el periodico/periodismo del futuro.

A continuación, exponemos sus comentarios.

Eduardo Díez-Hochleitner

Vice-presidente de 20 minutos

"En el futuro habrá mucha oferta, más oferta que en la actualidad, muy fragmentada, que será de todo tipo: muy mala, mala, regular, buena y muy buena. Las noticias se podrán leer en múltiples dispositivos como los actuales, incluido el papel, y muchos otros que aun no conocemos. Habrá probablemente una prensa de noticias del momento, otra de reflexión y otra más especializada, y muchos agregadores de noticias que permitan a los lectores organizar el modo en que quieren organizar las noticas y qué tipo de noticia les interesa. El sector sufrirá una transformación no tecnológica que será continua, en el modo de explotar el negocio. Muchos grupos actualmente grandes y "poderosos" desaparecerán o se romperán debido a la imposibilidad de mantener el "status quo". No creo que la mayoría de los grupos de comunicación actuales sean capaces de gestionar esa transformación, por lo que muchos pasarán a manos de una nueva generación de gestores con una visión más emprendedora y menos obsesionada por tener una situación de oligopolio y de buena relación con el poder para existir y ser rentable.  La abundancia de oferta hará que algunos medios destaquen por su excelencia; hoy la escasez encubre la mediocridad.

"En el mundo de papel, sobrevivirán los productos de pago de tirada reducida, de muy alta calidad periodística y con periodicidad semanal."

En el mundo de papel, sobrevivirán los productos de pago de tirada reducida, de muy alta calidad periodística y con periodicidad semanal. El periódico gratuito será el único capaz de generar audiencias grandes con buen ROI para los anunciantes.

En el mundo digital la,dificultad residirá en generar un producto que genere un mayor número de páginas vistas por usuario de modo que la atención prestada al medio sea suficientemente atractiva para los anunciantes. Algunos periódicos no podrán ser de pago nunca y otros no tendrán más remedio que serlo pero no sobrevivirán. Triunfarán los que den con el tipo de información que interesa, que no es necesariamente la que interesa a algunos periodistas anquilosados o entregados al dogmatismo político. Se trata de dar información útil.

En cuanto al modelo de negocio, coexistirán el pago y la publicidad, más segmentada gracias a las posibilidades de explotación de datos. Sin embargo, deberán aparecer nuevas fórmulas de ingresos tales como las donaciones, la explotación de eventos, la creación de contenidos esponsorizados, etc.

El video en la web será a corto plazo el formato noticioso más solicitado, pero su consumo masivo no se producirá hasta que salgan al mercado auriculares mínimos inalámbricos que sirvan además de mando para el manejo de los smartphones, que también se manejarán con los i-watch."

Cristina Manzano

Directora de esglobal

"El periódico del futuro será, es ya, digital. El lugar donde conseguir información puntual pasará por la Red y se difundirá en cualquier tipo de dispositivo adaptado para ello. La noticia se ha convertido gracias a Internet en un elemento de consumo absolutamente inmediato y el papel no ha podido mantener el ritmo que impone la urgencia. Por otra parte, el lugar donde conseguir análisis y reflexión… también será digital. Hoy no se concibe prácticamente ningún contenido que no pueda ser difundido y compartido con la rapidez y la universalidad que proporciona la web. Pero esos contenidos de usar y guardar, en contraposición con los de usar y tirar, se beneficiarán de tantas opciones para su conservación como se pueda imaginar: bien sea en papel, gracias a los múltiples avances en impresión bajo demanda, bien sea en todo tipo de formato digital.

El periódico del futuro estará elaborado por profesionales. Precisamente por la complejidad del mundo actual será más necesaria que nunca la mediación de personas que sepan interpretar la realidad para su traslación a cualquier tipo de audiencia. Pero su tarea se verá complementada por la participación de los lectores, ya sea a través del llamado periodismo ciudadano, ya sea por las diferentes vías de interactividad. Seguirá habiendo medios locales, nacionales y, cada vez más, globales y en ese sentido el grado de interacción y participación activa será directamente proporción a la proximidad: el ser humano tiene una tendencia natural a contar lo que le está pasando, lo que está viviendo en ese momento y la tecnología móvil permite llevar eso a extremos hasta hace poco impensables.

"Pese a toda la dispersión y la multiplicidad de medios que han surgido gracias a la Red, y que no dejarán de surgir, seguirá habiendo medios de referencia que no serán necesariamente los que han existido hasta ahora."

Por último, pese a toda la dispersión y la multiplicidad de medios que han surgido gracias a la Red, y que no dejarán de surgir, seguirá habiendo medios de referencia que no serán necesariamente los que han existido hasta ahora. Las audiencias, que van con prisa, necesitan saber a dónde acudir para encontrar lo que buscan; la diferencia es que ahora, si no lo encuentran, tienen muy fácil saltar a otro lugar.

Dentro de esas referencias, algunas serán globales. El inglés se ha erigido ya como el idioma también de esa globalización mediática. Por eso será importante que surjan periódicos y medios globales en otras lenguas, para que las opciones de información y análisis ofrezcan múltiples visiones y modos de entender el mundo."

Xurxo Martínez

Product Manager en Bitban

Cuando hablamos de futuro del periodismo en Bitban, lo hacemos de periodismo digital. No sabemos si el papel va a desaparecer en una década, si la radio volverá a ser únicamente un medio para aficionados, o si la gente dejará de consumir vídeo en el televisor. De lo que estamos seguros es de que la innovación y los nuevos formatos surgirán en la Red. La salud de ese nuevo periodismo digital pasará por la capacidad de periodistas, editores e inversiones en manejar el equilibrio entre dos realidades que parecen enfrentadas: la atomización de marcas informativas y la concentración de medios.

A día de hoy, las redes sociales y los buscadores están quitando parte del protagonismo a las marcas informativas. Muchos usuarios ya no va a un medio concreto a buscar información, y menos aún comparan luego esa visión de una noticia con la de otro medio. Lo que vemos es que buscan sus noticias directamente en Google, Twitter o Facebook. El destino final, si el contenido se gana el click del usuario, es la web de un medio de comunicación o un blog, pero la sensación ya no es la de haber consultado la noticia en un Medio X, sino de haberlo hecho en Twitter o Facebook. Exagerando, podríamos decir que los medios ahora son a las redes sociales, lo que las agencias siempre han sido para esos medios. Los medios obtienen tráfico, que convierten en dinero, de esa presencia en redes sociales, pero pierden su papel como intermediador entre el usuario y la noticia en sí. Hace años un periódico funcionaba porque era la única forma en la que un usuario podía tener en el mismo sitio información, servicio (anuncios por palabras, programación de TV, Bolsa...) y ocio (viñetas, crucigramas, cotilleos). Hoy las redes sociales, especialmente Facebook, aspiran a cumplir ese papel, sin un coste nominal y con contenido actualizado 24/7.

"Las redes sociales y los buscadores están quitando parte del protagonismo a las marcas informativas."

A esta tendencia sólo escapan aquellos medios especializados que se centran en un nicho de audiencia. Una audiencia que muchas veces tiene en las redes sociales su espacio natural. conectadas mediante relaciones livianas e informales pero que les unen.

Esa pérdida de fuerza de la marca, tiene también como efecto el resurgimiento de los periodistas-marca, que arrastran a una audiencia (normalmente de nicho) con ellos y que generan una identificación con su trabajo que supera a la de muchos medios tradicionales.

Tiene sentido, entonces, pensar en un periodismo del futuro atomizado en pequeñas marcas especializadas y nuevas start-ups que busquen a una audiencia nativa de la red y le ofrezcan contenido personalizado a sus gustos e intereses. En ese nuevo escenario, en el que abundaría la especialización y los micro-medios, muchas de estas nuevas entidades se conformarán como entidades independientes dentro de un grupo de información ya existente. Dos ejemplos serían el nuevo Fivethirtyeight de Nate Silver dentro de ESPN, más completo e independiente que cuando su casa era The New York Times; o el Vox de Ezra Klein ya fuera del Washington Post, pero dentro del conglomerado Vox Media. Para las marcas padre de estos nuevos proyectos el reto es valorar cuánto ganan o pierden dando cobijo a pequeñas iniciativas independientes que un día pueden convertirse en marca principal. Para los nuevos medios se trata de poner en una balanza por un lado su independencia, necesaria para crear un producto distinto que cuaje en una audiencia con sobreabundancia de opciones, y por otro lado la estabilidad que proporciona una empresa de mayor volumen.

Porque aunque el acceso a los medios de producción de contenido se haya abaratado de forma considerable, desde un punto de vista tanto técnico como de negocio, una plataforma común supone una gran ventaja competitiva. Muy pocos de esos nuevos medios serán capaces de sobrevivir por sí mismos, lo cuál es una característica intrínseca del concepto de start-up. La solución para muchos puede venir tanto de asociaciones. Esas asociaciones podrían ser de dos tipos:

1) asociándose, con más o menos independencia, a una marca tradicional con una infraestructura sólida a cuya sombra puedan crecer y alimentarse mutuamente.

2) a través de la creación de redes o anillos de micro-medios que compartan recursos técnicos y comerciales para disminuir costes y, sobre todo, aprovechar las interacciones entre los distintos proyectos, aprender lecciones de primera manos unos de los otros, y generar tráfico cruzado, generando una masa crítica que acuda a esa red de micro-medios, en lugar de a un medio comunicación generalista."

José María González-Garilleti

Fundador y director de Qué Aprendemos Hoy

"El medio de comunicación del futuro considero que:

  • Permitirá que el contenido pueda ser generado por cualquier persona que demuestre conocimiento sobre una materia determinada, sin necesidad de ser periodista. Serían complementarios a los periodistas, nunca sustitutos.
  • Será personalizable para cada usuario. Podrá configurarse la información mostrada y en algunos casos, la fuente (esto ya existe en algunos). Cada lector tendrá por tanto un periódico distinto.
  • Serán más formativos. El ciudadano medio no solo quiere estar informado, si no formado. Considero que cuando el lector obtiene criterio leyendo un medio de comunicación, éste consigue fidelizar mucho más.

"El periodico del futuro será personalizable para cada usuario. Cada lector tendrá, por tanto, un periódico distinto."

  • Las redes sociales como Twitter en muchos casos se adelantan a lanzar la noticia a los medios de comunicación por lo que considero que éstos cada vez tenderán más a analizar la noticia en profundidad, darle perspectiva –de dónde viene y a dónde va- y cada vez pondrá menos esfuerzos en anunciar el evento noticioso –commodity- como punto diferenciador.
  • La mayoría de sus lectores lo leerá en tablets y dispositivos móviles.
  • Los comentarios ganarán importancia, siendo el atractivo en muchos casos el debate generado alrededor de una noticia y no tanto la información desvelada. Importancia de creación de una comunidad de lectores-comentadores que enriquezca el contenido."

Bertrand de la Grange

Periodista, escritor y productor de TV

Dentro de pocos años los medios digitales habrán acabado con la prensa de papel, reza el cliché de moda. El papel no puede competir con la rapidez de la actualización de la prensa digital.
 
¿Está también condenada la radio? La radio es tan rápida como los medios digitales: es el medio más ágil en cualquier lugar del planeta. Y, a diferencia de la prensa digital, la radio no depende de la existencia de un acceso a internet: en África y también en muchos lugares de América Latina o de Asia, la radio llega a todo el mundo, pero internet no.
 
Sin embargo, hay también futuro para la prensa de papel, la de calidad, porque la información no es sólo un asunto de velocidad y de actualización permanente.
 
Tan importante, si no más, es la contextualización de la información, para que la gente entienda los acontecimientos en su propia ciudad y, sobre todo, en el resto del mundo. Los tuits no explican nada: sólo dan la noticia y, a veces, la dan mal o manipulada.

"En cuanto a la participación de los lectores, puede ser un plus pero también un lastre, como lo vemos en España y en muchos lugares de América Latina, donde la contribución del público se limita a insultos y descalificaciones."

En cuanto a la participación de los lectores, puede ser un plus pero también un lastre, como lo vemos en España y en muchos lugares de América Latina, donde la contribución del público se limita a insultos y descalificaciones, incluso en los medios serios. En cambio, en los países anglosajones es en general un plus: por ejemplo, los comentarios de lectores en el New York Times o en The Economist son una mina de información. Aquí tenemos un problema cultural.

Rafael Mira

CEO dontknow

 Es difícil saber cómo será el periódico del futuro, pero sí sabemos que:

  • Será on line y más que online, se difundirá a través de los dispositivos móviles y, más pronto que tarde, a través de la convergencia con la televisión. En este sentido es fundamental pensar en las apps e interfaces, más allá de la web.

"Si se consiguen las herramientas de deliberación que permitan crear nuevo contenido, será un espejo para la sociedad y ayudará a entenderla y orientará a los políticos."

  • Será interactivo y con crowdsourcing; no será sólo un canal donde envío información y un 10% comentan. El contenido se genera en colaboración con expertos, freelance y usuarios. Es esencial pensar en las herramientas de debate y más que de debate, deliberación, que permita crear ese contenido. Si se consigue esto, será un espejo para la sociedad, ayudará a entenderla y orientará a los políticos.
  • No se financiará solo a través de publicidad online. Necesitará ofrecer contenidos digitales: e-book, cursos online tipo MOOCs, píldoras y otros servicios de valor añadido para los lectores y las empresas, siempre con contenidos de alta calidad. Asistiremos a acuerdos de "visibilidad por equity".
  • Serán más plurales y transparentes en sus enfoques y mecanismos de gestión y financiación Los que consigan esto tendrán una opción de poder participar en el nuevo mundo del periodismo que se está abriendo (mix de eventos e iniciativas on y off line, con alta presencia en las redes sociales).




Algunas páginas de referencia:

 

 

 


 

×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×