¿Hacer todas mis compras con tarjeta de crédito?

Hacer todas mis compras con tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es un medio de pago electrónico que permite aplazar el pago de tus compras. El banco nos carga la cantidad en nuestra cuenta al término del plazo pactado con una tarifa añadida.  El uso de la tarjeta de crédito está muy extendido por la comodidad de poder aplazar y fraccionar los pagos de sus compras y la seguridad que da no tener que manejar dinero físico.

Sin embargo, los costes de las tarjetas de crédito y el impulso irrefrenable de gastar lo que no se tiene, imponen un uso comedido.   

El dinero electrónico permite comprar en las tiendas sin antes pasar por la entidad bancaria a retirar los fondos en efectivo. Puede ser un ahorro de tiempo, ya que en ocasiones, principalmente en compras de valor elevado, se puede desconocer el importe exacto del bien a comprar, con lo que el proceso de compra seria primero ir a la tienda, informarse exactamente del precio del bien deseado, pasar por la entidad bancaria para retirar los fondos y volver al establecimiento comercial a realizar la transacción.
 
La posibilidad de comprar bienes y servicios por internet abre un nuevo universo a las posibilidades comerciales y acentúa la comodidad del dinero electrónico como medio de pago.
 
Dentro de lo que se conoce como dinero electrónico o dinero de plástico actualmente hay varios formatos, pero nos centraremos en las tarjetas de crédito. El emisor de la tarjeta (normalmente un banco) concede un límite de crédito al titular del contrato de crédito de la tarjeta, que podrá efectuar compras siempre que tenga crédito disponible. Normalmente a final de mes el importe total de las compras efectuadas se carga en la cuenta del titular de la tarjeta. A la práctica esto significa que el titular de la tarjeta puede comprar aun cuando en aquel momento no tenga suficiente efectivo en cuenta. Siempre que a final de mes, en el momento del cargo de las compras efectuadas tenga disponibilidad, cumple con su parte del contrato.

Frenos habituales
Cómo llevarlo a cabo
  • Podemos notar que simplificando tenemos dos grandes posibilidades, que el titular de la tarjeta tenga disponibilidad de fondos en el momento de la compra o que no la tenga.
     
    Si tiene disponibilidad de fondos, la tarjeta no es más que un facilitador, una comodidad, no obstante debe tener control de lo que va comprado a crédito para no tener la desagradable sorpresa de que en el momento en que le llega la factura de las comprar efectuadas, haya gastado más de lo que sus posibilidades le permiten.
     
    Si no tiene disponibilidad en aquel momento la tarjeta le permitirá comprar, pero debe asegurarse de que los fondos necesarios para atender las facturas (generalmente el salario, la pensión, etc…), lleguen antes que estas, en caso negativo se encontraría con un problema de insolvencia.

  • Es muy importante para la una correcta gestión de la economía del que vaya a contratar una tarjeta que haya efectuado un mínimo estudio de su situación económica.
     
    Aconsejable hacerlo en base a un presupuesto, un ejemplo de presupuesto podría ser:

    1. Partir en primer lugar por los ingresos que tiene en previsión. 
    2. Anotar a continuación los gastos fijos mensuales, ya sean los inherentes a la vivienda o a los compromisos ya adquiridos incluyendo los anuales y los trimestrales. 
    3. Se debería a continuación analizar y distribuir a lo largo del mes los gastos de alimentación, limpieza, transporte, vestimenta, etc. 
    4. Finalmente de la diferencia entre los ingresos y los gastos mostrará una renta disponible. Se ha de considerar que parte de esta renta disponible se puede o se desea ahorrar y que parte se puede destinar a otros gastos, ocio, gastos más superfluos u otros gastos.

     
    Será esencial valorar correctamente los ingresos, sobretodo su estabilidad, y llevar una cuidadosa contabilidad del endeudamiento adquirido a través de las tarjetas de crédito.

2 opiniones argumentadas

Opina

33%
67%
6 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×