¿Culpar a los contemporáneos por los males que hicieron sus antepasados?

Mapa del mundo impreso en papel y color

Las historias familiares pueden estar marcadas por conflictos sucedidos entre los abuelos y bisabuelos de quienes hoy vivimos, y el resentimiento a veces persiste durante varias generaciones.

 

Siempre se ha dicho que la Historia la escriben los vencedores, así que habría que plantearse si es justo cargar con la culpa a los vecinos por los daños que sus antepasados causaron a los míos en algún enfrentamiento que concluyó hace años.

A veces surge la duda sobre si es más importante buscar la reconciliación o buscar un culpable. La tendencia es a atribuir las culpas del pasado a las personas que llevan los mismos apellidos, o son de la misma etnia, o del mismo lugar de quienes causaron un daño a los propios antepasados en otra época. Pero existe como una necesidad de saldar unas cuentas atrasadas, y se dificulta la reconciliación y el perdón si no se logra identificar antes a ese posible culpable. Si el o los culpables están ya muertos, la duda es si sus descendientes heredan esa culpa, si la comparten todos los miembros de un grupo, de una comunidad o de un pueblo.
 
La historia da cuenta de muchos males, guerras, atrocidades, genocidios… en los que un grupo ha actuado con violencia e injusticia oprimiendo, dañando o aniquilando a otro grupo. Pasados los años y muertos los autores materiales de tales actos, ¿sigue teniendo sentido señalar a un culpable entre los vivos? 

Frenos habituales
Consecuencias importantes
Cómo llevarlo a cabo
  • Identificar el mal con una persona o un grupo de personas ayuda mucho a exteriorizar la ira cuando ésta ha sido retenida durante mucho tiempo. Es, además, muy propio de la tradición de la cultura occidental el buscar culpables y dividir dicotómicamente entre culpables e inocentes. Sin embargo, aquí entran en juego más conceptos, junto con el de culpa: responsabilidad, perdón, resentimientos o reconciliación.

  • Si se buscan culpables entre los presentes corremos el riesgo de perpetuar el conflicto, pues los presentes, que no actuaron cuando se produjo el mal porque no habían nacido, tenderán a adoptar el papel de víctima y es fácil que se vuelvan las tornas. Estas actitudes, además, fomentan la transmisión de resentimientos.

  • Hay que situar cada momento histórico en su contexto e intentar conocer (que no quiere decir compartir ni justificar) las causas y los motivos que han llevado a cada acción. Comparar esto con el momento actual, estar abierto a escuchar el arrepentimiento y entender los motivos de cada versión de los mismos hechos ayudará a decidir si tiene sentido o no buscar culpables entre los presentes.

4 opiniones argumentadas

Opina

43%
57%
7 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×