¿Justificar el "señalamiento popular" (escrache) por el descontento social existente?

Dedo señalando

El "escrache" es considerado por muchos como un mecanismo más de participación democrática de la sociedad civil y como expresión del pluralismo de los ciudadanos.  Para otros, sin embargo, no es más que un acto delictivo de acoso y coacciones a terceros que debería estar penado por la ley.

En cualquier caso, el “escrache” es una manifestación ciudadana muy discutida por el conflicto que plantea entre el respeto a la esfera privada de cualquier persona y el derecho de expresión de cualquier ciudadano.  

Para la Audiencia Provincial de Madrid los llamados “escraches”, término creado en Argentina hace más de dos décadas para calificar el señalamiento popular, “son un mecanismo ordinario de participación democrática de la sociedad civil y expresión del pluralismo de los ciudadanos”.

Esta perspectiva sobre el “escrache” ha generado un intenso debate entre la ciudadanía.  Para algunos ciudadanos, entre los que se incluyen la mayoría de políticos y banqueros, el “escrache” es un acto delictivo de acoso y coacciones a terceros que debería estar penado por la ley. 

Para otros muchos, entre los que se incluyen los perjudicados directamente por actos o decisiones “políticas” y aquellos que se solidarizan con estos perjudicados, el “escrache” es ese último recurso de protesta - ¿derecho a la pataleta? -  que surge de la rabia y la impotencia ante las injusticias que muchos sufren de manos del “sistema”. 

Aunque sea casi imposible de justificar el asedio a un domicilio particular o profesional o el hostigamiento a un grupo de personas solo por tener algún tipo de relación con alguien que ha participado en una decisión impopular o perjudicial,  lo cierto es que muchos sociólogos, politólogos e incluso algunos jueces justifican estas acciones como una consecuencia natural y una reacción espontanea a las actuales circunstancias sociales.  Son una manifestación del  derecho soberano de expresión del ciudadano.  Tanto es así, que ciertas plataformas sociales lo han adoptado como estrategia para hacerse oír en las calles.

Por todo lo anterior, el “escrache”, es un tema controvertido. Una manifestación ciudadana polémica que surge en situaciones sociales y que pone en la balanza derechos fundamentales entre los que tendremos que elegir para fijar nuestra posición.  Sin ir más lejos, ¿Qué prevalece el derecho de manifestación popular o la intimidad de las personas, aun cuando ocupen cargos públicos?

5 opiniones argumentadas

Opina

59%
41%
17 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×