¿Aceptar que no soy una supermujer?

¿Aceptar que no soy una supermujer?

Las mujeres de la sociedad industrial tienen que responder a desafíos familiares y laborales muy exigentes. Aceptar ser simplemente personas, con límites y capacidades, es casi el más grande de esos desafíos.
 
Muchas veces necesitan demostrar y demostrarse que son magníficas, algo así como supermujeres, llegando a todo y logrando todo lo que se proponen. Pero el costo es alto.

Los medios de comunicación, el mundo de hoy en día, la sociedad... nos han vendido la idea de que para ser felices debemos ser perfectos. Tenemos que ser los padres perfectos, los amantes ideales, los trabajadores más implicados, los alumnos más listos, los amigos más fieles...
 
Intentar llegar a cumplir con todas esas expectativas es, cuanto menos, agotador. Agotador e imposible, a la vez. Aprender a vivir conscientes de nuestras limitaciones, reconocer que no somos perfectos -somos todo los buenos que podemos ser- trabajar para mejorarnos pero sin obsesionarnos con ello, hará que vivamos una vida más plena, más consciente, más lógica y mucho más feliz.

Frenos habituales
Consecuencias importantes
Cómo llevarlo a cabo
  • A menudo nos sentimos juzgados por lo que pensamos que la gente dirá de nosotros cuando ellos también descubran que no somos perfectos. Esto nos lleva a experimentar un estado de ansiedad que, en ocasiones, puede ser muy paralizante y que nos lleva a intentar superarnos continuamente.

    De esta manera acabamos aceptando todo tipo de retos y situaciones para demostrarnos a nosotros mismos y al mundo que podemos con todo, que podemos llegar a ser perfectos en todas las facetas de nuestra vida. Por supuesto este esfuerzo sobrehumano al que nos abocamos con facilidad y casi sin darnos cuenta, acaba por agotarnos a nivel físico y psicológico.

    Aceptar que tenemos un límite, conocer cuál es y actuar en consecuencia hará que disfrutemos más de las actividades que llevamos a cabo diariamente y que podamos vivir el día a día de una forma plena y feliz.

  • Conocer nuestras imperfecciones y aceptar nuestras limitaciones nos proporcionará una mayor sensación de seguridad en nosotros mismos y de control sobre nuestra vida. Si podemos decidir en qué punto debemos parar y sentirnos orgullosos por no habernos sobrepasado con nosotros mismos podremos disfrutar mucho más de las experiencias diarias.

  • Practicar el autoconocimiento. Escucharnos a nosotros mismos e intentar no dejarnos llevar por la rutina, la tradición o la presión grupal.

6 opiniones argumentadas

Opina

61%
39%
18 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×