¿Creer que somos imagen y semejanza de Dios?

Según el primer libro de la Biblia, Dios formó al ser humano del polvo y le dió vida de Su mismo aliento.  En el último día de la creación, Dios dijo, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;..” (Génesis1:26) y así, de esta manera, terminó su trabajo con un “toque personal”.  Para la mayoría de teólogos, la imagen de Dios se refiere a la capacidad del ser humano para amar y ser amado, ser libre y ser inteligente. Esto colocaría al hombre por encima del mundo animal, a la vez que lo capacita para tener comunión con su Creador.

 

La Biblia dice que Dios creó al ser humano -mujer y hombre- a su imagen y semejanza, es decir, el ser humano contiene rasgos divinos. Quizá estos rasgos son como semillas que una vez brotadas hacen que hombre y Dios se asemejen. Esta decisión supone aceptar que mujeres y hombres son reflejos de Dios y por lo tanto deben ser respetados.

En el último día de la creación, Dios dijo, “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;..” (Génesis1:26).  De acuerdo a esto, el hombre es el único, entre toda la creación de Dios, que tiene una parte material (cuerpo) y una inmaterial (alma / espíritu). Tener la “imagen” o “semejanza” de Dios significa que fuimos hechos para parecernos a Dios.

La imagen de Dios se refiere a la capacidad interior del hombre para amar. Esto coloca al hombre aparte del mundo animal, adecuándolo para el “dominio” que Dios le designó (Génesis 1:28), y capacitándolo para tener comunión con su Creador. Es una semejanza mental, moral y social

Mental y moralmente, el hombre fue creado como un ser racional con voluntad propia – en otras palabras, el hombre puede razonar y elegir. Este es el reflejo de la inteligencia y la libertad de Dios. En cualquier momento alguien inventa una máquina, escribe un libro, pinta un paisaje, disfruta una sinfonía, calcula una suma, o nombra a una mascota, él o ella están proclamando el hecho de que fueron hechos a la imagen de Dios.

Socialmente, el hombre fue creado para ser amigo de otros. Esto refleja la Trinidad de Dios y Su amor. Cada vez que alguien ama a otra persona, es solidaria con alguien, es generosa, comparte, sirve a otros, está demostrando el hecho de que es semejante a Dios.

Frenos habituales
Consecuencias importantes
  • Para los creyentes que tienen la Biblia como texto de referencia, ser imagen y semejanza de Dios puede ser una creencia que no es examinada en todas sus dimensiones y consecuencias. Desde una perspectiva más atea, equiparar dios y ser humano puede resultar contradictorio como el equiparar el sol con la luna. Tanto una perspectiva como la otra puedan frenar esta decisión.

  • Esta decisión es profundamente antropológica, es decir, que podrá ayudar a responder a las preguntas sobre quién es el ser humano y cuál es su misión.

6 opiniones argumentadas

Opina

82%
18%
22 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×