← Debates abiertos

El futuro de la Sociedad del Bienestar

Debate sobre La Sociedad del Bienestar

Planteamiento del debate

El Estado del Bienestar (compuesto principalmente por la sanidad, la educación, las pensiones, la asistencia judicial y el resto de  prestaciones sociales), tal y como está concebido actualmente, es insostenible a corto plazo. De hecho, ya estamos empezando a sufrir las consecuencias. La reducción de ingresos y el incremento de costes derivados de la crisis económica no son las únicas razones: el impacto de la mejora de la ciencia y de la tecnología en la Sanidad Pública es y será cada vez más un detonante mucho mayor: cada vez es más fácil mantener a una persona viva, pero también mucho más costoso.

Pero hay otras muchos detonantes. Los partidos políticos hacen demagogia respecto a cómo afrontar este grave problema, sin profundizar ni en las causas (ellos lo son en gran medida), ni en las soluciones, confundiendo y enfrentando a los ciudadanos.

Abrir un debate de calidad, ordenado y sosegado en el seno de la sociedad civil es absolutamente prioritario. Muchas de las promesas que se nos hicieron y que se nos hacen son incumplibles. Los ciudadanos tenemos que alcanzar un mayor nivel de conocimiento, conciencia, responsabilidad y consenso respecto a qué está ocurriendo y qué podemos hacer si queremos aspirar a incrementar el bienestar de nuestra sociedad que, por cierto, no necesariamente tiene que provenir del Estado.


Claves del debate

1. Lo primero es no confundir Estado del Bienestar con Sociedad del Bienestar. El bienestar de una sociedad no tiene necesariamente que provenir del Estado.

2. Si no actuamos en un plazo máximo de 3-5 años, las consecuencias de intentar mantener el actual Estado del bienestar en muchos países pueden ser muy graves (hambre, muertes evitables, abandono de los más débiles, grandes desigualdades....), amenazando la paz social.

3. El Estado del Bienestar es un bien público necesario en cualquier escenario y modelo. Hay unos servicios mínimos que por su naturaleza o por razones de responsabilidad y paz social no pueden ser delegados al sector privado. Esto no significa que el Estado no pueda subcontratárlos, pero su concreción y responsabilidad no la puede delegar.

4. El tamaño del Estado del Bienestar no determina el bienestar de la sociedad. Depende básicamente del nivel de eficiencia en la administración de los recursos y del nivel de responsabilidad de los ciudadanos a la hora de exigir y consumir prestaciones y de pagar impuestos. Los ciudadanos debemos entender que prestaciones e impuestos son vasos comunicantes. Pagar impuestos no da derecho a exigir todo, porque no hay impuestos que permitan recibir todo.

5. En países como Suecia, donde los ciudadanos pagan muchos impuestos, los ciudadanos son enormemente responsables con lo que exigen y consumen. En otros países, como Estados Unidos, donde la presión impositiva es menor, los ciudadanos tienen que buscarse el bienestar por sus propios medios sin que el de su sociedad en su conjunto pueda considerarse menor. En ambos casos, los ciudadanos son responsables de su bienestar, aunque las formas por las que han optado para conseguirlo sean distintas.

6. El bienestar de la sociedad peligra en los países donde el debate sobre el futuro del Estado del Bienestar se centra en una lucha política, demagógica y superficial, y donde no se informa adecuadamente a los ciudadanos de los necesarios trade-offs que acarrea y de la responsabilidad que cada uno tiene que asumir.

7. Abrir un debate ordenado y transparente puede llevar a poner en evidencia la sobreabundancia de los partidos póliticos, de sus altos cargos y de los gastos públicos que estos manejan. Aunque debemos exigirles que lo hagan, no podemos esperar que ocurra. Los dirigentes que se atrevan a hacerlo de una forma honesta y sincera, se arriesgan a tener que despedir a sus propios políticos y a perder los apoyos que les llevaron donde están.

8. Los ciudadanos tenemos que buscar otras vías de información de calidad sin caer en tabús ni demagogias, debatiendo y tomando conciencia de lo que necesitamos. Tenemos que saber qué es realista pedir y, en contraprestación, qué tenemos que dar, y así  votar en consecuencia a quienes puedan ofrecer un modelo coherente y viable.

9. Un debate urgente y gran escala entre expertos de distintas disciplinas e ideologías, sin intereses partidistas, es esencial para ayudarnos como ciudadanos a construir una opinión seria sobre el futuro de la Sociedad del Bienestar.

10. El problema del Estado de Bienestar es, en gran medida y en el corto plazo, un problema de falta de cultura política de la ciudadanía. Se puede ahorrar mucho y gastar mucho mejor. Pero para eso tenemos que saber qué exigir y qué aceptar de los dirigentes. En un medio plazo cada vez mas próximo, el problema se centra en la imposibilidad de sostener la promesa de cuidar por la salud y la vida de la ciudadanos utilizando todos los medios científicos y tecnológicos posibles en la medicina: sencillamente "no hay dinero en el mundo" para pagar los enormes avances en medicina si los queremos aplicarlos a todos los ciudadanos. Aunque suene muy duro "vamos a tener que dejar que la gente se muera a partir de ciertos momentos" y esto requiere un debate  muy serio, informado, sosegado, responsable y abierto, alejado de demagogia politica.

 

8 expertos en el debate
Propuestas a debatir. ¿Tú qué opinas?
  1. ¿Defender que el Estado es el último responsable del bienestar de los ciudadanos?

    Opina 38%No62%13 opiniones

    1. José Luis González Quirós
  2. ¿Promover un debate sobre el futuro del Estado de Bienestar?

    Opina 75%No25%4 opiniones

    1. Rafael Mira Prieto-Moreno
    2. Leopoldo  Gonzalo
  3. ¿Optimizar los servicios públicos para evitar un mayor endeudamiento del Estado?

    Opina 79%No21%14 opiniones

    1. José Luis González Quirós
    2. Luis González Feria
  4. ¿Construirme un punto de vista fundamentado sobre la sociedad del bienestar?

    Opina 50%No50%4 opiniones

      A la hora de hablar sobre la Sociedad del Bienestar debemos preguntarnos si realmente somos conscientes de lo que el término significa: su alcande y consecuencias prácticas en nuetras vidas. Desde conocer con claridad lo qué Sociedad — o Estado— del Bienestar significa, cuáles son sus distintos modelos, qué ambitos de nuestra socioeconomí (...)

  5. ¿Reformar el Estado del Bienestar para hacerlo más eficiente?

    Opina 86%No14%7 opiniones

    1. Leopoldo  Gonzalo

¿Quieres llevarte el widget del debate El futuro de la Sociedad del Bienestar a tu web?

Inserta en tu web, blog o página personal el contenido de este debate

Llévate el widget
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×