¿Comprar un móvil a mi hijo de 10 años?

¿Comprar un móvil a mi hijo de 10 años?

Los teléfonos móviles permiten estar localizables y localizar fácilmente a otras personas. Pero uno duda si comprarle o no un móvil a un niño o niña de 10 años. Dependerá de aspectos como la edad, las razones para hacerlo y sus consecuencias económicas y de acceso a contenidos inadecuados.
 
El móvil es una de las tecnologías más populares, no sólo entre los adultos sino que su uso es creciente entre los adolescentes y menores de la casa.

Comporta beneficios como la posibilidad de tener al menor “ubicado” cuando está fuera de casa, la sensación de seguridad por si pasara algo y además es una herramienta de comunicación útil entre iguales. 
Sin embargo al lado de los beneficios, se despiertan ciertos riesgos, relacionados con usos excesivos, ruidos en la comunicación intrafamiliar y gasto económico desmedido.
 
Entre los jóvenes españoles la edad media de adquisición del terminal se sitúa entre los 10 y 12 años. Las razones que arguyen los padres e hijos a la hora de justificar esta adquisición tan temprana son: la sensación de seguridad que ofrece, la posibilidad de tener un contacto más cercano con los amigos y la independencia que proporciona.
 
Es destacable la versatilidad con la que los menores usan el móvil: además de un sistema de comunicación, el móvil con frecuencia es utilizado para crear contenidos (hacer fotos y grabar videos), navegar por internet y acceder a contenidos multimedia, enviar mensajes de texto y como herramienta de ocio (para jugar o escuchar música).

Frenos habituales
Consecuencias importantes
Cómo llevarlo a cabo
  • Los obstáculos para tomar esta decisión pueden ser que los padres perciban que el niño no está aún maduro y preparado para asumir la responsabilidad de comporta llevar un móvil; el temor a que haga un uso inadecuado, o excesivo o que acceda a contenidos inadecuados; otro freno puede ser el gasto económico que implique.

  • Comprar un teléfono móvil a mi hijo o hija de 10 años me puede permitir comunicarme con él casi en cualquier momento y saber que él podrá comunicarse en caso de necesidad. También podría comportar usos inadecuados o excesivos y un gasto económico importante.

  • Sea cual sea la decisión, ésta deberá ser el resultado de una reflexión previa y sosegada que ponga sobre la balanza beneficios y peligros. También acudir a la experiencia de otros padres, leer algunos artículos con valor académico y, sobre todo, tomarse tiempo para reflexionar antes de tomar una decisión.

3 opiniones argumentadas

Opina

69%
31%
16 opiniones
En ocasiones tratamos temas delicados con los que no deseamos que nos relacionen. Por ello tienes la posibilidad de participar de forma anónima, aunque las personas somos proclives a aconsejar mejor cuanto más conocemos a la persona que nos está pidiendo ayuda. Con las experiencias ocurre algo similar. Si quieres puedes compartir tu experiencia desde el anonimato, pero las personas tendemos a aprovechar más una experiencia cuanto mejor conozcamos a la persona que la ha tenido.
Por otra parte, el equipo de Dontknow sí puede identificar tus aportaciones con tu perfil, por eso te pedimos que mantengas el respeto a otros usuarios en este tipo de aportaciones como en otras que realices en Dontknow, y por nuestra parte nos comprometemos a respetar escrupulosamente tu privacidad. Nos reservamos el derecho de retirar las publicaciones que no están sujetas a la política general.

Gracias por tu opinión. ¿Quieres argumentarla?

×
×

Para poder participar debes ser usuario de Dontknow

Cargando...
×